Etiquetas

martes, 18 de octubre de 2011

DESCENSO DEL BARRANCO DE MASCA

Hoy vamos a realizar la última ruta de senderismo. Después de la palicilla de ayer en el Teide, hoy toca algo relajado??? con Eva y Danel. Después de la ruta por Anaga, quería hacer algo en el macizo del otro extremo de la isla, Teno.

El parque rural de Teno se encuentra en el noroeste de Tenerife, y comprende una de las zonas geológicas más antiguas de la isla. Dentro de él se ubican los espectaculares acantilados de los Gigantes que se precipitan al oceáno desde más de 500 mts de altura. Existen una gran número de caminos y senderos. En principio había pensado en hacer el que desciende de Teno alto a Teno bajo y la punta de Teno, pero no había servicio público de guaguas (buses de Tenerife), de forma que nos obligaba a subir otra vez los 600 mts de desnivel.

Así que me decidí por, quizás, la ruta más conocida, explotada, pero sin duda también de las más espectaculares: el descenso del barranco de Masca. La verdad que el barranco es sencillo, aunque se hace largo, siendo lo más complejo con diferencia la logística a la que te obliga y que voy a tratar de contar de la forma más sencilla posible.


Nosotros dejamos el coche en Santiago del Teide (una hora aproximadamente desde el Puerto de la Cruz, subiendo por el Tanque, no por el parque nacional del Teide).

De Santiago del Teide sale el bus 355 de TITSA a las 10:35. Es mejor estar un poquito antes, porque es autobús pequeño, y se llena rápido (en nuestro caso hubo gente que se quedó en tierra). El autobús sube primero por una carretera estrecha, para luego descender a Masca, por una de las carreteras más increíbles que he tenido oportunidad de ver (normal que sea un autobús corto, uno largo no podría dar las curvas).

Aproximadamente a las 11:00 nos deja en Masca, el autobús sigue hacia Buenavista del Norte. En la página de TITSA pone otros horarios. Desde Masca tenemos 4 horas y media para descender el barranco (nosotros lo hicimos en 3 horas y media y con un niño de 4 años). Porque la única forma de salir del fondo del barranco es volver a subirlo o salir de allí en barco.

El barco es conveniente reservarlo, nosotros lo habíamos reservado a las 15:30, pero hay otros a las 14:30 y a las 16:30. El barco nos lleva hasta los Gigantes. Pongo aquí el teléfono para el barco Nashira, desconozco si hay otros servicios, pero creo que la mayoría son barcos que no recogen gente, sino que hacen servicios completos turísticos (tampoco baja tanta gente hasta aquí). El teléfono es el 922-861918.

Una vez en los Gigantes, hay que coger el autobús que suba a Santiago del Teide, que puede el 325 (sale a las 17:05) o el 462 (que sale a las 17:10). No obstante, es conveniente verificar los horarios en la página de TITSA.

Caben otras opciones, como dejar el coche en Masca (se pierde mucho tiempo esperando al bus de Masca que nos saldría hasta las 17:00 hrs de Santiago del Teide). O comenzar en los Gigantes (opción interesante si se está en el sur, pero que obliga a madrugar mucho si vines del norte de la isla). Esta fue la opción que hicimos nosotros, y la verdad que lo cuadramos todo muy bien.

El barranco en sí es muy sencillo. Se puede considerar que tiene algún destrepe, aunque casi ni eso, y alguna zona en la que hay que apoyar las manos. Posibilidad de pérdida ninguna, porque vas por el único sitio que se puede ir cómodamente. El mayor peligro que yo vi, y que en algún momento me puso nervioso es la caida de rocas, sobre todo si transitan cabras por encima; al margen de esto, sólo queda disfrutar una bajada espectacular en un entorno de increíbles paredes verticales. Habría que tener cuidado con el agua en época de lluvias, ya que entonces es posible que sea inevitable mojarse.

Y ya sin más, las fotos, con una mínima explicación.

Santiago del TEide y su iglesia dedicad a San Fernando Rey


Una vez llegados a Masca, parada obligada en su plaza y la ermita de la Inmaculada Concepción


Desde aquí una espectacular imagen del típico pitón de roca de este pueblo


Una palmera datilera, me llamaron mucho la atención:


Bajamos por la empinada calle empedrada, hasta casi al final, y entonces a la izquierda comienza el camino de tierra


La primera parte es sencilla. Se baja a buen ritmo pero por un camino que está arreglado con escaleras


Cruzamos sobre un puente


Llegamos a la zona de las palmeras; se trata de un paraje dominado por dos grandes de estos árboles


Danel quiere hacer una primera parada para comer algo... y Danel es el que manda


Y Eva y yo aprovechamos para ir de caza fotográfica tras un pajarillo que nos estuvo retando todo el tiempo; pero no se alejaba, no...


Bajamos entre verticales paredes


El agua ha erosianado la roca dandola caprichosas formas


También cruzamos alguna pocita, e incluso pequeñas cascadas


El camino en ocasiones pica hacia arriba


Y nos obliga incluso a pasar por debajo de un túnel natural


Esto sí que me daba miedo, las cabras que en ocasiones estaban sobre nosotros


Aunque había bastante vegetación, flores vimos pocas


Incluso pasamos por debajo de túneles formados por la vegetación


Aproximadamente tras la mitad del recorrido, el descenso se atenua bastante, incluso en algún tramo hay que subir. Es la zona quizás más espectacular, ya que los muros a nuestro alrededor son increiblmente verticales y la roca forma caprichosas formas.





Tras 3 horas y media de descenso llegamos a la playa. Se trata de una playa de arena negra, pero espectacular, entre dos impresionantes acantilados. Son los acantilados de los Gigantes, ahora mismo estamos dentro de ellos


Ole mis campeones. Para ellos ha sido una dura jornada (también para mi, pero estoy más acostumbrado a estas pateadas)


Esperamos cerca de una hora a que llegue el barco. Lamentablemente durante este rato estuvo lloviendo (sí, en Tenerife también llueve), de forma que no pudimos bañarnos. Si no, esa horita de descanso y relax hubiese venido perfecta.

Una vez en el barco, nos alejamos de la playa de Masca


Más lejos, para apreciar los impresionantes acantilados


Las gaviotas vienen persiguiendo el barco, para ver que cae



Nos cruzamos con un barco pirata, afortunadamente inofensivo en estas aguas


Eva y Danel encontraron sitio, a mi me tocó de pie


Preciosa ruta, seguramente la más masificada del parque de Teno, pero aun así merece la pena. Y pese a la masificación, como casi siempre ocurre en estos recorridos, muchísimos momentos estuvimos los 3 solos, cosa imposible en las zonas realmente turísticas de la isla.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado tu relato... me servirá de mucha ayuda porque pensamos hacer esa ruta, en octubre de este año. Muy guapa tus fotos y tu familia. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario. Acuerdate de verificar todos los horarios en la página de TITSA, por si acaso.
    Slds y que os vaya bonito.
    Rafa

    ResponderEliminar